Fábulas del lobo y el cordero

cuento del lobo y cordero en el rio
fabula con moraleja

El lobo y el cordero en el arroyo

Un lobo fijaba su mirada en un cordero que saciaba su sed en un arroyo, e ideó un simple pretexto a fin de atacarlo y comerlo.

Así que aunque estaba más arriba en el arroyo, y no tenía la corriente del arroyo en su dirección, le acuso de enturbiarle el agua que bebía.

El atrevido cordero le respondió:

Pero si sólo bebo mojando mis boca, y además estoy más abajo, no te puedo manchar el agua que tienes allá arriba.

Viéndose el lobo burlado antes su argumento, insistió:

– El año pasado molestaste a mis padres.

– Se defendió el cordero replicando,- ¡Pero si solo tengo seis meses, en aquel tiempo ni siquiera había nacido!

Entonces el lobo le dijo:

– Ya veo que te justificas muy bien, mas no por eso te perdonaré, y siempre serás mi cena.

Moraleja de la fábula del lobo y el cordero en el rio

Al malvado no le valen los argumentos para no actuar, aléjate de ellos.

Fin de la fábula con moraleja y refrán del lobo y el cordero en el rio.

cuento del lobo y el cordero
El lobo y el cordero

Otro cuento con refrán ocurrió entre un lobo y un cordero

El lobo y el cordero en el templo

Un pequeño cordero sintiéndose perseguido y acosado por un lobo se refugió en un templo.

El lobo le gritó para hacer salir y le dijo, – Cordero sal del tempo, si el sacerdote te encuentra, te sacrificará a su Dios.

El pequeño cordero le respondió ¡Pues que sea así! prefiero ser víctima en nombre de un dios a tener que morir en tus colmillos.

Moraleja de la fábula del lobo y el cordero

Si vamos a ser sacrificados, más que sea con el mayor honor.

Fin del cuento del lobo y el cordero

También te interesará:

Deja un comentario