Fabula del cuervo y el cisne

Fabuala del cuervo y el cisne
El cuervo y el cisne fabula

En una radiante mañana de sol primaveral nadaba majestuoso un cisne en el lago, con su hermoso blanco y largo cuello. El resto de las plumas lucían también con su gran blancura y belleza. Un cuervo le observo y empezó a sentir en su interior una profunda envidia.

La envidia del cuervo le hizo pensar que su belleza no tenía mérito alguno y que podría ser replicada:

El cisne le dijo al cuervo, – Yo sé qué tienes en realidad el cuerpo tan blanco ya que continuamente estas lavando tus plumas con las cristalinas aguas del lago.

Y para hacerle ver su opinión al cisne, el cuervo de la fábula se sumergió dentro del agua, convencido de que así su plumaje perdería su color negro habitual. Al salir del agua, se miró y sus plumas seguían siendo tan negras como siempre.

Aún más enojado, no se sintió conforme y decidió estropear el inmaculado color del cisne, y se revolcó en el fango para sacudirse cerca del esbelto y blanco animal. Al actuar de este modo las plumas del cisne se llenaron de barro, pero al sumergirse en el lago, volvió a recobrar su tono nevado, y sus plumas parecían incluso más bonitas y relucientes. El cuervo no pudo soportar tal visión y voló del lugar muy muy lejos.

Moraleja de la fábula del Cuervo y del Cisne

Despreciar la virtud, el talento o la belleza por envidia o inquina, no provocará que deje de existir.

Fin de la Fábula y refrán de la fábula del cisne y el cuervo

 

También te gustara los cuentos:

Deja un comentario