Fábula del león, la zorra y el lobo

moraleja de la fabula del leon lobo zorro
cuento el zorro , león y lobo

Fatigado y viejo el rey león, se quedó enfermo en su guarida, y todos los animales, menos la zorra, se acercaron a visitarlo.

Aprovechando la ocasión el lobo acuso a la zorra de la siguiente manera:

-Ella no tiene por nuestro rey de la selva ningún respeto, y por eso no se ha dignado a saludar o preguntar por su salud.

En ese mismo momento entraba la zorra a la cueva, y había oído todas las falsedades dicha por el lobo. Entonces el rey león, disgustado al verla, le gritó desaprobando la actitud de la zorra. La astuta zorra manteniendo la calma pidió la palabra para justificarse, y dijo:

– Oh mi gran rey león, de entre todas las visitas que aquí tenéis, ¿Quién te ha dado el mejor servicio como el que te he realizado altruistamente, que busqué por todas partes médicos que con su sapiencia y conocimientos mostrarán una cura para tu enfermedad? Y al final dicho remedio lo he encontrado.

– ¿Y cuál es ese remedio?, preguntó el león.

– Debes encontrar a un lobo, sacrificarlo y utilizar su piel como abrigo

En el mismo instante el lobo fue condenado a morir, y la zorra, entre risas exclamó:

– Al que tiene el poder no hay que llevarlo hacia el rencor, sino hacia la benevolencia.

Moraleja de la fábula del león, el lobo y la zorra

Quien tiende trampas a los inocentes, pueden ser los primeros en caer en ellas.

Fin del cuento del león, el lobo y la zorra.

También te gustará:

Deja un comentario