Fábula de la serpiente y la luciernaga

fabula de la serpiete y la luciernaga parabola
cuento de la luciernaga

En un bosque muy frondoso y oscuro una serpiente comenzó a ir tras una brillante luciérnaga; ésta extrañada y precavida huía rápido de la terrible depredadora. La serpiente pese a no volar la podía seguir fácilmente el halo de luz que emitía la luciérnaga.

Así paso el primer día, el segundo y todo seguía igual la inasequible al desaliente serpiente no desistía.

Al tercer día, la Luciérnaga sobrevolando a la serpiente le dijo:

– Serpiente has ganado, estoy exhausta y me dejare atrapar, pero antes de cazarme permíteme hacerte unas preguntas.

La serpiente de mala gana le respondió, diciéndole que no respondía preguntas a nadie pero como serán tus últimas palabras lo consentiré.

La luciérnaga le pregunto

– Amiga serpiente ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?

– La serpiente con su sonrisa malvada le dijo “No”.

– ¿Te hice algún daño que desconozca?

– No.

– Entonces, ¿Cuál es el motivo por que quieres acabar conmigo?

– Porque siento envidia de verte brillar.

Al oír la respuesta la luciérnaga dejo de fingir su fatiga, y voló más alto más rápido y con más luz para escapar, ante la sorprendida y furiosa serpiente.

Moraleja de la fábula la serpiente y la luciérnaga

No dejes de Brillar, continúa siendo tú mismo y cuídate de las envidias.

Fin de la fábula y refrán del cuento de la serpiente y la luciérnaga

 

Deja un comentario